Ocho de cada diez niños tienen un teléfono móvil de última generación y gastan una media de 42 euros al mes. Además, un diez por ciento reconoce gravar agresiones. Así se podrían resumir los datos más significativos que se desprenden del informe “La telefonía móvil en la infancia y la adolescencia” realizado en el año 2008 por el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, la UniversidadRey Juan Carlos y Anima+d, donde se alerta a los padres del abuso por parte de nuestros jóvenes de esta tecnología, así como de los cambios que produce en su vida cotidiana y en la manera de relacionarse con su entorno.

Y es que bajo la excusa de tenerlos localizados,somos los propios padres los que les compramos este tipo de dispositivos a unas edades cada vez más tempranas. Lo que ignoramos es que los móviles, cada vez con más aplicaciones, pueden acabar siendo usados para otras muchas funciones  distintas a las de llamar y recibir llamadas,convirtiéndose, en ocasiones, en una herramienta que le sirve al menor para escapar del control paterno.

Sin embargo, es necesario que los niños tengan frustración.Los padres debemos acostumbrarlos a que no pueden tener todo lo que quieren porque, entonces,cuando sean adolescentes evitaran tener graves problemas de conducta porque, antes o después, tendrán que enfrentarse a problemas que deben resolver ellos mismos y a frustraciones que deben superar.
El ejemplo de los móviles es muy claro;en este aspecto, donde los primeros culpables somos nosotros mismos.Según el citado informe, la mitad de los niños acceden a su primer móvil con nueve o diez años,existiendo casos más tempranos.

     El teléfono móvil permite hoy  a cualquier usuario ponerse en contacto con otras personas, ver televisión, jugar con videojuegos y conectarse a internet sin cambiar de aparato, lo cual multiplica los riesgos de adicción entre los pequeños usuarios que quedan expuestos.Otros riesgos que los padres deben tener en cuenta es “la moda”de los niños de grabar peleas, burlas a un compañero o a un profesor y luego subirlas a youtube para que todos puedan “disfrutar”

 

Hay que advertir a nuestros hijos de que al grabar una agresión ellos también están agrediendo

 

También, enseñarles que no contesten a llamadas o sms de desconocidos,o a que lean atentamente la publicidad que pueden encontrar en Internet porque nadie regala nada.
Por supuesto, no es necesario que mantengan encendido el móvil las 24 horas . No pasa nada por

apagarlo cuando no se vaya a utilizar.
Tampoco es imprescidible que lo lleven siempre consigo. Si van al colegio o al instituto deben dejarlo en casa para que nada distraiga su atención 

Otro ejercicio interesante que podemos realizar con nuestros hijos es responsabilizarles

del gasto que hagan con su móvil. Así serán más conscientes de su uso, valorarán

y aprenderán a utilizarlo de una forma más correcta. Y es que muchos padres cometen el error de que el único control que llevan con respecto al uso del télefono de su hijo es el gasto mensual

 

Hay que tener muy claro que la educación no sólo se imparte en el colegio. La primera escuela es la familia y eso debemos tenerlo.La prevención de las adicciones es tarea de todos y es importante reflexionar:.

¿Realmente es imprescindible para un  niño poseer uno?
¿Qué beneficios puede aportar a un niño de diez años tener un móvil de última generación?¿Realmente controlamos a nuestros hijos mejor regalándoles un móvil o ellos ganan independencia cuando lo tienen?
 


“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””“L

“La telefonía móvil en la infancia y
“2222
 
 
 
la adolescencia”

Se trata de un informe realizado por el
Defensor del Menor en la Comunidad de
Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos
y Anima+d en el año 2008. Las conclusiones
son extraídas sobre una encuesta
a 1.345 niños, grupos de discusión y

entrevistas con las operadoras de telefo

a telefonía móvil en la infancia y
la adolescencia”

Se trata de un informe realizado por el
Defensor del Menor en la Comunidad de
Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos
y Anima+d en el año 2008. Las conclusiones
son extraídas sobre una encuesta
a 1.345 niños, grupos de discusión y
entrevistas con las operadoras de telefonía
móvil.
– Un 80% de los niños entre diez y
dieciséis años tiene teléfono móvil
– El gasto medio de su facturas
ronda los 42 euros
– Un 10% utiliza el móvil para gravar
peleas, un 11% sube los videos
a YouTube y un 32% para molestar
a otras personas.
– Un 25 % confiesa que nunca
apaga su teléfono móvil, dejándolo
enciendido tanto por la noche
como en horas lectivas.
– En el 65 % de los casos son los
padres los que asumen el gasto
telefónico de sus hijos
– Los jóvenes asocian el uso del
teléfono móvil con comunicación
social (56,3%), utilidad y entretenimiento
(45%), y relaciones
sociales (41%).
– Un 50% de los niños accede a su
primer teléfono móvil a la edad de

nueve o diez años.

O

 

CONFEDERACIÓN ANDALUZA
DE ASOCIACIONES DE MADRES Y PADRES
DEL ALUMNADO POR LA ESCUELA PÚBLICA

EDITA

 


05

 

 


 

Dejar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.