Como hemos comentado en los diversos artículos destinados a las relaciones tóxicas, salir de estas puede ser más complicado de lo aparente.Pero, una vez logrado, ¿ cómo podemos mantener una relación nutricia?, ¿ cómo asegurar que nuestra relación crecerá feliz y saludable?
Hete aquí unas pautas que nos ayudarán en este propósito:
1.       Tener disposición para ceder, aunque sólo sea en parte, de tus necesidades  y deseos.
Si queremos que el compromiso se consolidé, debemos dejar aparcada la necesidad de “tener siempre la razón”; por tanto, debemos admitir un mayor número de veces que nuestra pareja va a hacer cosas que, en principio, nos desagradan y, por ello, se debe ser más tolerante.Pero ello, también debe funcionar a la inversa; si aprendemos a tolerar recíprocamente hábitos, costumbres o caprichos de nuestra pareja y esta, de nosotros mismos,  nos haremos la vida más agradable, podremos conocer la causa y, entonces, controlarlos.
2.       Disfrutarse recíprocamente.
Aprende a hacer feliz a tu pareja y no importa en qué plano; si esta haciendo dieta, quizás no la necesites, pero no te iría mal tomar alimentos saludables.Si es un fanático de la nieves, y tú la odias, acompañale de vez en cuando pero no dejes que se convierta en costumbre…y así, en cualquier otra cosa que os una.Ah! y todo ello, ya que lo haces, que sea con alegría, y no con resentimiento ni haciendo listas de “ yo he hecho más veces que tú…”
3.       Alabar a tu pareja en público
Y más que ello, nunca; critiques, humilles, te burles, insultes o ridiculices a tu pareja ante los demás aunque “sean amigos” porque le harás sentir insegura, sin apoyo ni respetada
4.       Crear un ambiente seguro
Precisamente, si se cumple lo anterior, por parte de ambos, os sentireis seguros, porque os encontrareis protegidos el uno por el otro.Esto hace que la relación pueda crecer en cualquier lugar, aprendiendo cada día el uno algo sobre el otro lo cual incide en la intimidad de la pareja y aporta frescura en la relación.
5.       Comunicarse con respeto y honestidad y alcanzar acuerdos reales
Con tu pareja no luchas para ganar sino para resolver algún conflicto.Si sólo piensas en luchar para ganar, acabarás perdiendo tú y la relación. 
Debéis entender el porqué de vuestro enfado porque, cuando lo hayáis conseguido, entenderéis lo que cada uno puede hacer de manera diferente en el futuro.
Ambos debéis comprender que no soy perfectos; la perfección no existe, sólo existe la excelencia y ni eso en una relación de pareja, por mucho que cada uno de vosotros se esfuerce al máximo.Pero si estáis en medio de la gran turbulencia de una enorme discusión, os puede  ayudar un ejercicio sencillo; cada uno de vosotros se va a una habitación diferente y empieza  a  hacer una lista de la que cada uno  podría haber hecho mejor, los errores que se cometieron al  afrontar el conflicto y lo que váis  a hacer diferente la próxima vez.Cuando estéis lo suficientemente tranquilos como para hablar sin resentimientos ni ironías,ponéis vuestras conclusiones en común y habláis sobre ellas.

  1. Nunca le digas “te lo dije”
Antes de decirla, piensa en cómo te sientes o te has sentido cuando alguien te la ha dicho…
En general, es una expresión que, dicha a tu pareja, servirá para empeorar las cosas puesto que se sentirá humillado/a.
Es probable, muy probable, que tengas razón, y, por tanto, la expresión sea absolutamente cierta pero en una relación de pareja no se trata de “quién más razón tiene” ni tan sólo de “estar en lo correcto”.Por tanto, cuando estés equivocado/a, lo mejor es reconocerlo lo antes posible.

  1. Una disculpa es un acto de generosidad y una muestra de compromiso
Siguiendo con el punto anterior, si nos disculpamos a tiempo, de forma honesta, “ con el corazón en la mano”, tiene un impacto positivo en la pareja.Al contrario de lo que sucede cuando no existe dicha disculpa o la misma es fingida, lo cual ocurre en las relaciones  tóxicas- como decíamos al principio.
Si tú no eres el primero en pedir disculpas, en la relación, trata de mejorar y piensa que es sólo una forma más  de expresar libremente tus emociones.

  1. Tener roles claros
Si cada miembro de la pareja tiene unos roles definidos y claros, la pareja es más eficiente y se estresa menos puesto que cada uno de ellos confía en lo que tiene que hacer el otro y, por tanto, se fortalece, no tan sólo la confianza sino también la cohesión y la unión.

 

  1. Ir a dormir y despertarse juntos
Quizás no será siempre posible, en términos de horarios pero puede ayudar a mejorar la calidad del sueño lo cual hace disminuir la cantidad de estrés y ello, incide de forma positiva sobre la pareja

  1. Nunca ir a dormir con resentimientos
La habitación de la pareja es su lugar intímo en donde poder hablar en libertad, de manera clara, sincera, abierta…y sin terceras personas presentes.Es un contexto, por tanto, positivo que la pareja debe aprovechar para conseguir momentos positivos y enriquecedores pero no para sacar a relucir un tema sobre el que hay un conflicto planteado y que supondrá irse a dormir enfadados.
Cualquier momento es bueno para tomarse un descanso, un “espacio de libertad” con su pareja y hacer aquello que, en ese preciso momento, les apetezca, olvidandóse de su agenda. Pero no se olviden de estas pautas; las podrían revisar, hablar de aquello que están o no están haciendo  y preguntarse, cada uno, qué hacer para empezar a mejorar.
Seguramente, muchos de Uds están negando con la cabeza; “vaya pérdida de tiempo, cuando puedo dedicar el tiempo a otras cosas”.No, al contrario, es Ud el primero que debe invertir en su relación porque nunca, en ninguna bolsa del mundo, obtendrá dividendos mayores que los de una relación enriquecedora para ambos.
Pero recuerde; se debe centrar en lo que Ud puede mejorar de la relación.Se trata de dar de si mismo para recibir del otro porque “ lo más grande que aprenderás es amar y ser amado”

Dejar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.