Ansiedad por el confinamiento: consejos para relajarte

Siguen pasando los días de confinamiento. A pesar de que ya estamos más cerca del final, este es el momento en que empieza la ansiedad, el estrés tanto ante el propio confinamiento como ante las consecuencias sociolaborales del mismo. Y eso se nota en Siquia, donde empezamos a recibir las primeras consultas de pacientes con crisis de ansiedad ante la situación mundial.

¿Qué síntomas presentan los pacientes con ansiedad por el confinamiento?

Los síntomas que los pacientes afirman tener se agrupan en tres tipos:

  • Cognitivos: preocupación constante y rumiativa, hipervigilancia hacia posibles riesgos y peligros
  • Emocionales: miedo, tensión, nerviosismo, dificultad para relajarse, cansancio
  • Fisiológicos: Expresión somática de la ansiedad referida al SNA como taquicardia, sudoración de manos, hiperventilación, mareos y dificultad para respirar.

¿Qué consecuencias podemos considerar?

Puede producir efectos psicológicos de tipo negativo como confusión, miedo y enfado. Además, debemos considerar que, ante la posibilidad de que el confinamiento se alargue, aparecen miedos; por una parte, los miedos de contagio para quien se ve obligado a ir a trabajar y miedo a las pérdidas laborales y económicas para quienes se quedan en casa. A todo ello, hay que sumar el aburrimiento, la frustración…

También, hay consecuencias sobre el bienestar físico, aparte de la ansiedad, ya que el confinamiento hace que muchas personas tengan que pasar todo el día con luz eléctrica al no tener terraza o balcón. Esto altera sus ritmos circadianos y su patrón de sueño. En estos casos, el riesgo de que el bucle ansiedad – depresión se ponga en marcha es más elevado, igualmente, es mayor el riesgo de obesidad y deficiencia de vitamina D.

Por último, se ven afectadas nuestras relaciones interpersonales. Cobra más importancia el uso de redes sociales o videollamadas para hablar con familiares o amigos. Recordemos que es responsabilidad de todos cuidarnos a nosotros mismos y a los demás, estamos en esto juntos y sólo unidos, saldremos de ello.

Pautas para controlar la ansiedad si pasamos muchos días en casa

Se trata de disminuir al máximo la ansiedad que todos presentamos y que pre visiblemente irá en aumento con el paso de las jornadas ante esta situación inédita de privación de la libertad por cuestiones de salud:

  • Debemos aceptar – pero no resignarnos – al hecho de que tenemos ansiedad pero que, sin embargo, nada malo nos puede pasar por ello.
  • Confiar en nosotros mismos: si vamos a saltar un abismo solo hay tres palabras imprescindibles de recordar, “cree en ti” y lo vas a conseguir.
  • Entender que la mente es igual de inteligente que nosotros y, por tanto, está poniendo constantemente trampas en forma de pensamientos irracionales negativos del tipo “no podrás”, “no saldrás de esta”,… Lo importante es aprender el método para no caer en dichas trampas.
  • Aprender a racionalizar y usar la técnica de la reestructuración cognitiva para cambiar los pensamientos irracionales, negativos y recurrentes y transformarlos en pensamientos racionales y positivos.
  • Uso de técnicas como la exposición en imaginación o la exposición con prevención de respuesta que preparan, en consulta, para poder realizar una exposición in vivo a aquellas situaciones que dan miedo. La realidad virtual sustituye, en algunos casos, la exposición in vivo total o parcialmente. En todo caso hay que hacerlo con el seguimiento de un psicólogo.
  • Adquirir habilidades de afrontamiento para hacer todo aquello que causa miedo y ansiedad.
  • Realizar ejercicios de respiración, de relajación e, incluso, de meditación para mitigar los síntomas.
  • Evitar los bloqueos y no parase ante un obstáculo para que no se vuelva más grande. Enfrentarlo puede ser complicado pero un psicólogo será de gran ayuda.
  • El pensamiento es plástico de manera que pueda cambiar sus estructuras y, aunque no es fácil, sí es posible.
  • El sueño es clave para disminuir la ansiedad; es importante tener patrones de sueño regulares, evitando móviles, ordenadores u otros dispositivos antes de ir a dormir, comidas pesadas y bebidas estimulantes, té o café.
  • Mantén una dieta saludable para que el cuerpo cuente con los nutrientes adecuados y mantenga fuerte el sistema inmune.
  • Hacer deporte, en la medida de las posibilidades, ya que si uno se las ingenia bien puede convertir su propia casa en un gimnasio, liberando endorfinas y dismuyendo la ansiedad.
  • Todo esto pasará, como todo, acabará terminando aunque ahora no veamos el final. Por eso, dedica cada día una parte del tiempo a lo que amas, lo que te proporciona bienestar interior y disminuye la ansiedad.
  • Terapia online: por suerte, la tecnología nos permite recibir ayuda profesional, incluso estando en casa. En Siquia ofrecemos terapia a distancia. Nuestro equipo de psicólogos online te ayudarán a entender por qué se dan las crisis de ansiedad y a anticiparte a ellas con terapia cognitivo-conductual y ejercicios de relajación. Prueba una sesión gratis y gana en calidad de vida.

 

Artículo publicado en el portal de terapia online Siquia el pasado 21 de marzo.

1 Comentario

  • Publicado 26 dias hace

    Ivan Cantu

    En efecto, la ansiedad es uno de los problemas más grandes de esta pandemia y el problema es que nosotros como individuos no estamos acostumbrados a tratarla, siempre la solución es buscar atención profesional. Excelente artículo, muchas gracias por compartir.

Dejar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.